jueves, 24 de julio de 2014

Esto... es... ¡¡¡¡MEDICINAAAAAAA!!!!

Después de haber padecido un tocho de asignaturas poco pragmáticas para la carrera médica (el caso de Biología, Historia de la Medicina, Epidemiología...) ha llegado el momento. Ese instante en el que a uno solo se le ocurre pensar: "Por esto me metí en esta carrera, era esto lo que de verdad quería aprender". Estoy hablando, como no, de mi primera pero tardía experiencia ante las asignaturas médicas.

Como sin duda les habrá ocurrido a muchos antes que yo, temía que la profesión médica no fuera lo mío, que me percatase tarde de que había errado el camino, y estaba más que preparada para tirar la toalla, ya medio colgando del balcón por el que se escapan todos esos sueños que solo cumplimos a medias, pendiente más que de un hilo de mi propia voluntad.

Preparada para huir al más puro estilo de Agallas.

Y a pesar de todas las veces que he tropezado, de la cantidad de impedimentos que me han ido apareciendo a lo largo de la senda, sigo aquí. Tan dispuesta como el día de jornada de puertas abiertas, cuando tocar un cerebro formolizado me pareció una especie de señal divina, con una imaginaria ráfaga de viento azotándome el pelo y los ropajes.

Algo muy parecido a esto, sip.

Puede que Otorrinolaringología, Estomatología y Oftalmología no sean de las mejores asignaturas que me encuentre, pero sin duda me han ayudado a redescubrir mi pasión por la medicina, así como un par de amigos que han estado ahí en todo momento y a los que les debo más de lo que ellos se puedan imaginar. Las frases lacrimógenas para ustedes van incluidas en el lote de una orla que, aunque puede que se haya quedado atascada por el camino, llegará. No se preocupen.

Tendré que seguir entonces con mi avance, lento (muy lento) pero implacable, para alcanzar uno de los sueños más grandes que tengo en estos momentos. ¿El otro? Poder compartirlo con ustedes, por supuesto, y seguir redactando en este blog las peripecias personales y no tan personales que surjan por el camino. Después de todo, ese es el objetivo de esta página.

Muchas gracias por seguir ahí. Nos vemos en la próxima.

4 comentarios:

  1. Ánimo!!! (/*w*)/ Joooo ni te preocupes por los pensamientos de querer tirar la toalla, eso fue algo que me sucedió cada año de mi carrera y aún me pasa en mis prácticas :'D Mientras ames lo que haces, todo bien.. encontraras las fuerzas para levantarte cuando andes bajada por algún tropiezo :) Te deseo lo mejor del mundo, sé bien que es una carrera dura y completísima (mi hermano mediano es médico pediatra, así que le ví el esfuerzo n.n (curiosamente no me agradan los niños D: -polos opuestos-). Jajaja la señal divina ha de haber sido genial *v* :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por los ánimos, de verdad. Es una pena que las palabras ni basten en algunas ocasiones. :3

      Lo mío tampoco son los niños, no es nada raro XD. Ya sé que pediatría no va a ser la especialidad por la que me decante, de hecho la tengo fuera de mis opciones. Pero bueno, hay otras formas de ejercer la profesión médica por suerte :P

      Eliminar
    2. De nada!!.. (/*w*)/

      Jajaja y siiii!!! tienes una gran variedad de opciones que te alejaran de ello ;D

      Eliminar
  2. Sin comentarios. Lo único que puedo decirte es que allí estaré para animarte y transmitirte el amor por las ciencias médicas. (Y para otras tantas cosas ;P...).

    ResponderEliminar