sábado, 18 de julio de 2015

Pesadillas y alucinaciones II

Buenas a todos. Después de una etapa de exámenes movidita, he decidido que ya es hora de dedicarle más tiempo a este blog. Para volver tenemos, cómo no, un libro de Stephen King. En este caso se trata otra vez de historias cortas (la lectura de grandes novelas durante el estudio me pareció excesivo). Me limitaré a dar un par de pinceladas sobre cada historia y lo que generaron en mi persona. Espero que les guste.

La primera de ellas, "Temporada de lluvias", es sinceramente una de las más espontáneas y extrañas. En un pueblo se produce, cada siete años, una lluvia nocturna de ranas asesinas devoradoras de carne. Ajenos a esto llegan dos turistas que, a pesar de las advertencias de los ciudadanos, deciden pasar la noche en la zona. Simple y sencillo, sí señor. El problema reside en que no es de lo mejor que ha escrito el autor hasta la fecha y en este libro contamos con historias mejores.


A pesar del nombre, "Mi bonito pony" es uno de los cortos que más me gustó de todo el libro. Reconozco que solamente trata de un abuelo explicándole cosas a su nieto, pero la verdad detrás de sus reflexiones y la forma en la que se expresa el anciano me resultaron curiosas.

"Lo siento, número correcto" me dejó un poco impotente. Una señora recibe una llamada desesperada por teléfono de alguien que no se identifica pero que a ella le resulta muy familiar. Con el alma en vilo comienza a buscar entre todos sus allegados al emisor. No tiene mucho éxito en su búsqueda, pero lo que ella no sabe es que el destino es más caprichoso de lo que cree. Es curiosa la forma en la que algo tan simple puede llegar a formar una buena historia.


Si quieren otro motivo para ni siquiera empezar a fumar tenemos "La gente de las diez en punto", por mucha ficción que contenga (si la realidad ya no basta para convencerles...). En ella un hombre descubre al ir a echarse un par de caladas que hay un ser deforme y uniformado que, antes, era uno de sus compañeros de trabajo. Lo que no sabe es que hay muchos más diseminados por todas partes y que solamente él y unos pocos elegidos pueden verlos porque fueron fumadores empedernidos y ahora solamente consumen un número específico de cigarros al día. Es una idea diferente que no queda mal.

Si hay una historia paranoide en todo este libro esa es sin duda "Crouch End", para la cual King se basó en las historias de Lovecraft (ese que no me parece tan grande como la gente lo pinta). Como es normal, hay muchas referencias al autor en la obra. Lo que a mí me llamó la atención fue la historia en sí: hay muchas declaraciones raras archivadas en los casos de la policía, pero una mujer se acaba de llevar la palma al denunciar la desaparición de su novio en circunstancias muy extrañas.


No es de extrañar que en "La casa de la calle Maple" más que miedo sintamos ganas de darle una paliza al antagonista. Tras volver de unas vacaciones, cuatro niños descubren que dentro de las paredes de su casa crece algo similar al metal. Al principio lo dejan como un hecho curioso y nada más, pero el hermano mayor se da cuenta de que puede ser la solución para librarse de su padrastro, el cual maltrata psicológicamente a su madre y por extensión a ellos.


Una de las historias que menos me gustaron fue "El quinto cuarto", en la que Jerry trata de vengar la muerte de su compañero, el cual murió traicionado por sus propios cómplices. No es que sea una mala trama ni nada por el estilo, pero para lo que el libro tiene que ofrecer creo que es la obra más ligera y la que más indiferente me dejó.

"El caso del Doctor" nos intenta explicar cómo, por primera vez, Watson resuelve un caso que Sherlock Holmes no había adivinado en un principio, como si se le hubiera adelantado. La verdad es que me parece una especie de tributo a A.C. Doyle y a la vez una apuesta un tanto arriesgada (intercambiar roles de personajes siempre lo es), pero se disfruta como algo nuevo y eso es un gran punto a su favor. A los fans de este tipo de historias fijo que les agradará ésta en concreto.


A pesar de tener un nombre prácticamente igual al anterior, "El último caso de Ummey" pretende mostrarnos a un detective que, un buen día, se encuentra con que el ser que lo creó (entendiéndolo como el escritor de la novela policíaca de la que es el protagonista) un buen día decide librarse de él. No es raro encontrar obras en las que se plantea una conversación entre creador y creación, sobre todo si gira en torno al destino del último, pero a pesar de que no es innovadora la historia es sin duda muy buena, y lo mejor es el desenlace.

Si hay dos historias que no me gustaron nada son "Cabeza abajo" y "Agosto en Brooklyn". El motivo es muy simple: tratan de béisbol y a mí ese deporte me la trae muy floja, para expresarlo en términos coloquiales. La primera es una especie de ensayo sobre el equipo de béisbol del hijo de King, y la segunda es un poema. En fin, teniendo en cuenta que todo lo que diga ahora va a estar condicionado por la temática no hay más que añadir.


En último lugar tenemos "El mendigo y el diamante", narración en la cual Dios y uno de sus arcángeles discuten sobre la situación de un mendigo y la forma de ayudarlo. Se la podría considerar el punto de moraleja de todo el libro, llena de situaciones un tanto ridículas en algunos momentos pero sin duda disfrutable.

Con esto llegamos a final de la reseña. Espero poder leerme pronto la primera parte de "Pesadillas y alucinaciones" para poder decir con todo orgullo que he completado ambos libros. Para los amantes de King este será sin duda un buen ejemplar, y aunque no contiene las mejores historias del autor sin duda merecen un momento para echarle un vistazo.

Nos vemos en la próxima ocasión.

2 comentarios:

  1. Genial reseña,yo hace poco me conseguí el tomo completo.
    Has podido leer el 1? :3

    ResponderEliminar
  2. Genial reseña,yo hace poco me conseguí el tomo completo.
    Has podido leer el 1? :3

    ResponderEliminar