lunes, 5 de octubre de 2015

El Silmarillion

Esta es una obra que tengo pendiente desde los 13 años. No es propio de mí dejar un libro apartado tanto tiempo, pero el motivo es más simple de lo que parece: Tolkien tenía una imaginación brutal, y eso no hay quien lo niegue, mas se enrollaba como una persiana. Si a eso le sumamos cientos de lugares en continuo cambio, tropecientos nombres parecidos, desapariciones, muertes y resurecciones, tenemos un potaje que pocos adolescentes tendrían a bien desentrañar.


Sintiéndome más avezada en la lectura, decidí sacarme de una vez la espina que tenía clavada y me dispuse a enfrentarme de nuevo a"El Silmarillion", el cual narra la historia de los orígenes de la Tierra Media y las regiones circundantes. Para que se hagan ustedes una idea, es una especie de antiguo testamento basado en el mundo de Tolkien, donde se incluyen un génesis y los posteriores problemas entre los pobladores de dicho territorio.

Cada uno se imagina a los Valar (los creadores del mundo) como quiera, pero esta imagen de Manwë, el líder, me encanta.

El avance por las páginas es lento, bien porque hay ocasiones en las que debes detenerte en algunos párrafos para entenderlos correctamente o bien porque te ves obligado a ir a los anexos y mapas posteriores del libro para acordarte de algunos personajes o saber dónde se desarrolla la acción.

Nunca había necesitado tanto un mapa en mi vida, créanme.

Si somos capaces de aceptar estos elementos, nos toparemos con un conjunto de historias que tienen como idea común la lucha entre las fuerzas del bien y del mal y entre la creación y la destrucción, las cuales están en continuo devenir. Esto será lo que dé origen al mundo de "El Señor de los Anillos" y es otro de los puntos fuertes del libro.

Y pensar que Sauron fue bueno en un principio y estaba al servicio de los Valar.

Otras tramas menores que aportan toques interesantes y hacen de la obra algo menos lienal son el amor (romántico, fraterno, etc.), los celos, el deseo de poder y, como no, información sobre los orígenes de muchos de los artefactos y personajes que pueblan la Tierra Media (Elrond, Gandalf y Galadriel son los más recordados).

Lúthien y Beren protagonizan una historia romántica pero a la vez interesante.
Como no tengo ánimo de asustar a nadie con los puntos negativos, concluiré diciendo que el Silmarillion es una buena historia, imprescindible para los amantes del mundo de Tolkien y con muchas tramas interesantes, pero que requiere paciencia y una capacidad decente de concentración.

A mí personalmente este segundo contacto me ha parecido revelador y he pasado buenos momentos, habiendo ocasiones en las que incluso para mi sorpresa me veía incapaz de soltar el libro. Sin embargo, no me culpo por no haberlo continuado antes. Simplemente no era el momento.

Todas las imágenes son de Double Sunday!!, excepto la de la portada. Gracias por su atención, nos vemos en la próxima entrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario