miércoles, 17 de febrero de 2016

Kitty Power´s Matchmaker

Regreso después de unos días sin escribir nada con un juego diferente... muy diferente. Ya voy avisando a aquellos que tengan algo en contra del rosa que se pongan gafas o se vuelvan daltónicos, porque es un color que estará presente en lo que queda de entrada. Quien avisa no es traidor.


En el juego se supone que somos aprendices de casamenteros y nuestra principal misión es simple y llanamente lograr citas para clientes y que se enamoren... de verdad, no en plan madame de burdel. Para ello contaremos con la ayuda de una persona muy especial que hará las veces de mentor, y esa persona es...

"Hello, dahlings" La que nos espera...

Al lío, nos encontramos con una panda de desesperados un grupo de clientes que no han conocido el amor en su vida y que, como sus capacidades sociales están más abolidas que la justicia española, te piden ayuda para que les encuentres a su amor verdadero. Para ello solo cuentas con tres citas, pero... ¿es necesario más cuando estás destinado a pasar el resto de tu vida con tu alma gemela?


Es una pena que no encontrase un gif, porque se ponen a saltar cual niños ante un caramelo mientras te hablan.

Después de un periodo en el que te explican cómo son y si quieren salchichón hipster o si prefieren un filete de merluza glam (sí, así de cool que te cagas es este juego) debemos buscar a una persona compatible.

"No te aguanta nadie, ni siquiera los de e-Darling, así que vete a tomar viento"

Una vez seleccionada la víctima el candidato, acompañaremos con un pinganillo al cliente en cuestión e intentaremos que no la cague. Mediante una serie de minijuegos y contestando correctamente un par de preguntas (nivel bajo, no hace falta máster) nos las iremos apañando. Con un poco de suerte la cita saldrá más o menos bien...

Siempre y cuando controles el pedete a tiempo antes de que atufes todo el local. No es coña, este minijuego va de eso.

Si al final logramos que la otra persona no salga cagando leches del restaurante llamando a los fumigadores, al final tendremos una parejita más feliz que una perdiz...

Casi que hubiera preferido que saliera mal.

Y ahora viene la pregunta que realmente os interesa: ¿qué hago yo jugando a esto si no es para nada mi tipo de juego? La curiosidad es la respuesta, y he de decir que aunque el juego tiene una temática poco usual (mejor dicho, una forma poco habitual de afrontar los juegos de citas) es adictivo y engancha. Aún me quedan por completar algunos de los objetivos secundarios, así que ya se pueden ir imaginando hasta qué punto entretiene.



Creo que las capturas de pantalla hablan por sí solas, por lo que solo me resta recomendar este juego a todos aquellos que quieran pasar un buen rato, echarse unas risas y no sean tiquismiquis a la hora de probar cosas nuevas (los homófobos que se abstengan, en este juego el amor es libre y todo el mundo lo ve como algo normal... como debiera ser).

Muchas gracias una vez más por acompañarme en una reseña. Nos vemos en la próxima. Y recuerden que...

Nunca se sabe cuándo llamará el amor a tu puerta, querid@.

lunes, 1 de febrero de 2016

Réquiem por un sueño

Había oído hablar de esta película como una historia de culto, e incluso había escuchado su maravillosa BSO sin llegar a relacionarlas siquiera. Después de tanto tiempo en la ignorancia he podido disfrutar de la que, sin lugar a dudas, es una de las películas que más emociones ha despertado en mí hasta la fecha.




Para los que no lo sepan, "Réquiem por un sueño" nos cuenta la historia de varios personajes que comparten anhelos distintos pero están dispuestos a llegar hasta el final con tal de conseguirlos. Curiosamente todos sus objetivos están relacionados con algún tipo de droga y con la forma en la que ésta va truncando sus sueños hasta convertirlos en verdaderas pesadillas.

Y aquí tenemos la escena estrella de la peli, que se repite como unas cinco o seis veces.

En un rincón de la historia tenemos a Harry Goldfarb, su novia Marion y su mejor amigo Tyrone, los cuales están bastante enganchados a las drogas y pretenden montar un negocio con ellas para hacerse ricos y salir así de su triste y empobrecida vida. Pronto descubrirán que la línea entre el éxito y la miseria es más fina de lo que ellos creían.


¡A trabajar, coño!

Por otro lado tenemos a Sara, la madre de Harry, que al ser invitada a participar en su concurso televisivo preferido se pone a dieta. Para caber en su flamante y antiguo "vestido rojo" tendrá que recurrir a toda su fuerza de voluntad y a ciertas pastillas que le manda un doctor que ni siquiera se molesta en mirarla a la cara (anfetas)... qué pena que tanto sacrificio sea solo el fruto de una broma de mal gusto.


Sin duda los momentos por los que van pasando los personajes dejan la piel de gallina, aunque es verdad que eso al principio no se nota por la forma en la que está estructurada la trama. Pasaremos por tres estaciones o capítulos que, además de hacer referencia al tiempo, manifiestan de forma metafórica las partes de la historia (verano, otoño e invierno, cada cual más cruel que la anterior).

He de admitir que hay ciertas escenas que sobran (por no tener relación con la trama y estar colocadas de forma gratuita), aunque eso no desmerece la cinta ni de lejos.

Si una cosa caracteriza a este film es que las interpretaciones son muy buenas, y a pesar de que los personajes pasan por muchos momentos dramáticos no sientes que estén forzados ni que estén sobreactuando. Más bien parecen la consecuencia lógica de una serie de eventos que precipitan el final de los mismos. Yo personalmente me quedo con Sara Goldbarg (Ellen Burstyn)...

Chiquito cambio me da esta mujer...

No me puedo despedir de ustedes sin mencionarles el peculiar estilo de grabación y la banda sonora. El montaje de la película se ha desarrollado mezclando escenas grabadas al estilo tradicional con ojos de pez, primeros planos, planos detalle. Al principio me resultó un poco raro, pero cuando le coges el tranquillo te das cuenta de que, junto con el aumento de los sonidos de objetos comunes y la excepcional BSO de la película, es un elemento para aumentar la magnitud de las emociones que se pretenden transmitir en el film.

Y esto... esto también fue chungo.

Resumiendo: Réquiem por un sueño es una película que me ha sorprendido positivamente, ya que temía que fuera la típica que está sobrevalorada por la crítica. No es perfecta, pero es muy buena y les recomiendo encarecidamente que como mínimo le den una oportunidad.

Gracias por estar ahí. Nos vemos en la próxima entrada.

lunes, 25 de enero de 2016

Una vacante imprevista

No voy a empezar esta entrada contándoles trolas bananeras. La historia del libro me importó más bien poco, y lo que realmente me llevó a comenzarlo fue el hecho de que lo escribiera Rowling, la cual ha introducido a miles de jóvenes en la lectura con su famosa saga. Menos mal que la trama al final es interesante y no me he sentido decepcionada.


Lo primero que deben de tener en cuenta todos aquellos a los que les interese leérselo algún día es que este libro es a Harry Potter lo que la noche al día. No tienen absolutamente nada que ver. ¿Por qué comento una cosa tan obvia? Porque ya he leído algún que otro comentario diciendo que el libro no es como Harry Potter (lloriqueo, lloriqueo), que por eso es una mierda, que Rowling ha caído bajo... Ni caso. La mejor forma de disfrutar este libro es desde un punto de vista más maduro y coherente, sabiendo desde un principio que nos enfrentamos con una trama y un estilo totalmente diferentes y nuevos.

"Para una vez que no escriben sobre Harry..." XD

Una vez aclarado este punto, “Una vacante imprevista” nos narra la forma en la que un apacible pueblo estalla en una guerra socio-política a dos bandos tras la muerte de uno de sus concejales, Barry Fairbrother. El que en un principio parecía un lugar tranquilo e idílico esconde trasfondos personales y sociales perturbadores cuyo desenlace es impredecible.



Sin duda el desarrollo de las diferentes tramas es muy lioso, más que nada por el gran número de personajes y de situaciones que se manejan a la vez. Confieso que cuesta un poco cogerle el tranquillo al principio y que puede parecer incluso aburrido (ya saben cómo son estas presentaciones iniciales, parece que no ocurre nada), pero una vez llegamos a hacernos una idea de la situación el libro se vuelve fluido y fácil de leer.

Al principio creía que iba a necesitar hacerme un esquema o algo...

Uno de los puntos que sin embargo me dejó con cara de póquer fue el hecho de que prácticamente ninguno de los personajes tiene un desenlace definitivo. Rowling deja las cosas muy en el aire, posiblemente en un intento de identificar más la obra con la vida real, pero que deja a uno con ganas de más y con cara de “¿Ya? Pero si aún no me has explicado ni la mitad…”. Un poco descorazonador, pero sin llegar a ser un punto negativo.

Entre los elementos fuertes tenemos a los personajes, cada uno con sus defectos, sus virtudes y lo que es más interesante, sus secretos. Cobran interés sin duda las grandes diferencias que hay entre los vecinos de Pagford y las relaciones personales, evolucionando lo que nos transmiten a medida que avanza la trama. Sea como fuere siempre hay alguno al que odiamos mucho (Fats, un niño rata, o Simon, un maltratador) y otros al que acabamos tomando cariño (Sukhwinder y Krystal).


Rowling aprovecha además para hacer un repaso por los planos socio-económicos y sentimentales, poniendo de manifiesto algunos hechos perturbadores pero reales como la vida misma: drogas, absentismo escolar, bulling, abusos domésticos, etc... Para mí este es el verdadero plato fuerte.

El estilo de escritura da un giro de 180 grados respecto a la saga juvenil, ya que en esta ocasión Rowling se sirve del punto de vista de todos los habitantes (siempre en tercera persona) para abarcar lo que ocurre en todo el pueblo y, además, tiende a adoptar un toque más propio de la novela adulta que de la juvenil. Al principio me costó reconocerla en las líneas, pero a medida que avanzaba se notaba ese "toque" que tiene todo autor y que lo define.

En resumidas cuentas, "Una vacante imprevista" es una buena novela que requiere ante todo que uno se la lea más porque le guste el tema (como mínimo que no le desagrade) y no sólo porque sea de la misma autora que Harry Potter. Si además no te importan las presentaciones largas y tienes un buen esquema mental para acordarte de quién es quién, entonces este libro es para ti.

Nos vemos en la próxima reseña.