lunes, 20 de febrero de 2017

Tú has estado aquí antes, Rayco Cruz

He de confesar que la primera vez que vi la portada del libro mi intención no era leerlo. En realidad estaba acompañando a unos amigos a la presentación y, gracias a una ponencia francamente buena, se despertó mi curiosidad y me dispuse a darle una oportunidad. Menos mal que lo hice.



Tú has estado aquí antes contiene cinco relatos cortos que, a pesar de que en un principio parecen no guardar relación, están unidos por ese pasado que vuelve para atormentar o fragmentar los cimientos de la vida de los protagonistas. Esto sin duda logra que el lector se sienta más identificado con la obra ya que aparte de la temática sobrenatural nos encontramos con algunos relatos en los que el miedo es más real y plausible.

A continuación, un poco de cada relato:

Turno de noche es un relato que casualmente se desarrolla cerca de donde estudio, concretamente en el Instituto de Medicina Legal (me reí mucho con este detalle, cuando haga las prácticas miraré las cosas de otra manera). Nuestro protagonista es contratado pare hacer de guardia nocturno y el hecho de haber perdido a alguien recientemente removerá los cimientos de su vida. Hasta el final no sabemos realmente si nos encontramos ante una historia de fantasmas o una de paranoia, pero lo que sí es cierto es que mantiene al lector pegado a cada una de sus páginas.



Posiblemente uno de los relatos más reflexivos sea "Una mujer con suerte", en la cual dicha protagonista es perseguida por las autoridades y tras cuyo caso hay más de lo que parece. No les desvelo mucho para no romper el disfrute de descubrir la historia por uno mismo, pero sin duda el final tiene uno de esos guiños que tanto me gustan, uno de esos en los que el azar juega con los personajes y con el propio lector.


Respira recupera uno de los temores más profundos y, curiosamente, uno de los que aparecen en nuestra más tierna infancia. Creo que con la ilustración entenderán a qué me refiero, aunque no lo considero spoiler de ningún tipo ya que el encanto de la obra se encuentra en la forma en la que está narrada y en un desenlace con mucho potencial que nos deja con mal cuerpo sí o sí.



Al principio no supe muy bien de qué trataba La condena, lo admito, pero es sin lugar a dudas el relato más cruel de los cinco. En él vemos como el habitante de una tribu tiene visiones de una época extraña, en la que hace cosas que no le agradan demasiado. Un misterio que sin duda se resuelve de la forma más justa posible, para bien o para mal.



Por último tenemos Siempre perfecto, una historia con un final más bien trágico que sin duda hará las delicias de todos aquellos a los que les gusten las historias dramáticas, sobre todo las relacionadas con el tema de la familia y los problemas que pueden acontecer en la misma.

Como colofón a este nada escueto texto, admito que he quedado gratamente sorprendida con el libro en general y me planteo en un futuro leer más obras de Rayco Cruz. Es verdad que se hace bastante corta y cuenta con 117 páginas, pero eso no la desmerece ni mucho menos. Es preferible que tenga poco y lo que haya sea bueno (que es el caso ante el que nos encontramos) a que contenga mucho y no sea de calidad. Les recomiendo sin duda que si tienen la ocasión, le den una probada.

Muchas gracias por estar ahí, como siempre, y hasta la próxima reseña.

jueves, 16 de febrero de 2017

Quien pierde paga

Aunque esta entrada va a ser más corta de lo usual, debemos tener en cuenta que en lo que a los personajes concierne, el estilo de escritura y demás podemos remitirnos a la entrada realizada sobre la anterior entrega de la trilogía, "Mr. Mercedes" ... Lo cual me ahorra explicar otra vez lo mismo XD.




En esta entrega un maníaco llamado Morris Bellamy está fuera de sí, no solo porque su autor favorito haya dejado de escribir, sino también porque considera que ha vendido a su personaje principal. Morris decide matar a Rothstein y vacía su caja fuerte para llevarse todo el dinero y unos cuadernos de notas con abundante material inédito. Morris lo esconde todo y al día siguiente acaba en la cárcel por otro crimen terrorífico.

Décadas más tarde un chico llamado Pete Saubers encuentra el tesoro y, aunque en un principio eso fue beneficioso, al final hará que la ira de Bellamy caiga sobre él y tendrá que ser el trío protagonista del libro anterior el que los salve.

¿Es que a los niños de hoy día no se les enseña que encontrarte con cofres del tesoro puede ser peligroso?

La verdad es que antes de nada he de advertir que el que se vaya a comprar el libro por Bill Hodges (porque le guste el personaje en sí o por lo que sea) tenga en cuenta que no va a aparecer hasta la página 170 y pico, ya que antes se nos cuenta toda la historia de Bellamy y Pete. Esto realmente es sorprendente porque los verdaderos protagonistas no son Bill, Holly ni Jerome, cosa que me sorprendió sobremanera y seguirá sorprendiendo a todo aquel que coja el libro sin tener esto sabido de antemano.

Otro de los datos curiosos es sin duda que, a pesar de lo comentado anteriormente, la novela no decae en ningún momento, al menos para mí, ya que no dejan de ocurrir cosas sea al ritmo que sea, y eso es de agradecer. Sin embargo bien es verdad que algunos consideran que el ritmo es un poco lento, cosa que respeto pero no comparto, por lo que también considero oportuno que tengan esto en cuenta antes de tomarlo.

Uno de los puntos flacos, por buscarle otra cosa, es el final. Mientras que el de Mr. Mercedes resultó casi apoteósico y muy, muy vistoso, este se ha quedado en una especie de "Bueh", en un quiero sorprender y no puedo. Esto en sí mismo no es malo si no lo comparamos con su predecesor, situación en la cual nos encontramos con un desenlace más que aceptable. Pero debemos tener en cuenta que estamos hablando de una trilogía, y las comparaciones, aunque odiosas, son inevitables.

Con este pequeño aperitivo solo quiero decirles que les recomiendo que se lean el libro, con la característica escritura fluida de King y personajes altamente carismáticos (sobre todo a aquellos que ya se leyeron Mr. Mercedes), pero que no esperen una de las mejores novelas del autor.

Muchas gracias por leer, y hasta la próxima reseña.

miércoles, 15 de febrero de 2017

Un puñado de sombras, Leandro Pinto

Hasta la fecha no había hablado con ningún escritor de su obra, y he de admitir que es una experiencia harto enriquecedora tanto a nivel intelectual como personal. Me mantengo en mi creencia de que no es bueno para nadie que desgrane las historias en su totalidad, por lo que me limitaré a dar un par de pinceladas para volcar mi experiencia.



Un puñado de sombras es una recopilación de siete relatos oscuros, cada uno de una temática diferente pero con un elemento común: causan en el lector un efecto de desasosiego del que es difícil desprenderse aún habiendo concluido cada relato. A algunos les causará terror, pero sinceramente yo no suelo llegar a asustarme de verdad a nivel literario. Más bien me deja, como dicen algunos, "mal cuerpo", ese con el cual te cuesta dormir pero no sabes precisar el motivo exacto.

"El caso de Heriberto Kasewski" es sin duda uno de los más crueles que he podido leer hasta la fecha, ya que pone de manifiesto uno de los miedos más arraigados en nuestra sociedad. En resumidas cuentas trata de un exhumación nocturna con fines económico-legales, pero ninguno de los presentes está preparado para la cruel verdad con la que se van a encontrar.



"Sin anestesia" es el relato más visceral de todo el grupo, pero sin duda también el más flojo y el que menos caló en mi persona. En él el protagonista se verá asaltado por un antiguo compañero de clase con deseos de venganza y una forma sádica y original de llevarla a cabo. Sin embargo y a pesar del elemento incandescente que suelen llevar las vendettas consigo, me dejó un tanto indiferente.



Sin duda los amantes del cine de terror clásico se deleitarán con "Béla", historia en la cual cierto personaje de ficción empieza a acosar al protagonista. Lo mejor sin duda es la forma en la que este último se aísla del resto del mundo, dando cierto toque de irrealidad a la trama. De hecho he elaborado una teoría descabellada personal, pero dejo eso a su criterio y no voy a revelar nada más.



"Jauría" es como una especie de oda a Cujo, pero con muchos más cánidos sedientos de sangre en lugar de uno solo y con una sola persona en el vehículo atacado. Sin duda uno de los elementos más creíbles es el final, en el que se intenta dar explicación a los sangrientos sucesos pero además se ve de forma bastante realista cómo puede afectar a una persona una experiencia cercana a la muerte y totalmente demencial.

Como dato curioso, la raza que más frecuentemente muerde es el pastor alemán, de ahí esta foto.

"El señor de las hienas" es un relato que me atrajo especialmente por la forma en la que está narrado, en primera persona, más a nivel de una grabadora que de un escrito en la oscuridad y soledad de un cuarto otrora familiar. Sin duda la mezcla de animales como las hienas con un elemento más irracional es sin duda una combinación curiosa que surte un efecto abrumador.

No es un intento de banalizar la historia... es que esta imagen es la primera que se me viene a la cabeza cuando pienso en hienas sedientas de sangre.

"Séphora" es el relato con el que lo pasé mal ya no tanto por el tema sobrenatural sino por el que respecta a la infidelidad, elemento que por mucho que me devane los sesos no llego a concebir. A pesar de que llega un momento en que todo parece idílico y romántico, siempre se mantiene la oscuridad en escena, ya sea tapada por un velo de seda o descubierta por fin tras quitarse la máscara.



En "El experimento del profesor Castells" no pude evitar esbozar una sonrisa mientras lo leía, pues ya intuía más o menos cuál sería el desenlace y tengo muy reciente una conversación sobre "La metamorfosis" con Pinto. En este relato vemos básicamente como un entomólogo va enfrascándose cada vez más en sus investigaciones hacia un final que para muchos resultará terrorífico por la repulsa que pueda causar.


Tras estos aperitivos he de añadir que el tipo de escritura es fluido y muy comprensible, con algunas palabras más elaboradas y menos cotidianas pero que en todo momento se tiene a bien poner en contexto. Entomólogo/entomología son el ejemplo perfecto ya que no se usan a pie de calle y, lo admitan o no, más de uno tendría que buscarla en el diccionario.

Resumen: Un puñado de sombras es una obra más que recomendable para todos aquellos amantes del género de terror que quieran pasar un buen mal rato con historias sencillas, de extensión corta-moderada y bastante entretenidas. Contenidos diferentes para todos los gustos aguardan a los más valientes.

Muchas gracias por seguir ahí, nos vemos en la próxima reseña.