jueves, 5 de junio de 2014

1Q84

Cogí prestada de la biblioteca esta novela por una sola razón: había aparecido en los medios de comunicación hace algún tiempo y tenía curiosidad por leer una novela de un autor nuevo, más aún si este era de un país y continente diferentes. Por decirlo de forma menos liosa, me pudo la curiosidad. Aquí les dejo con mis impresiones, otra vez.

A pesar de estar formado por tres libros, no se trata de una trilogía. Es la misma novela fragmentada en tres partes.
"1Q84" relata la historia de dos personas de vidas aparentemente tranquilas e independientes, Tengo trabajando como profesor y escritor a tiempo parcial y Aomame centrada en su vida de fisioterapeuta muscular y asesina a sueldo. Todo parece normal hasta que aparecen pequeños detalles que cambiarán el curso de la historia para siempre, como la aparición de una segunda luna o la intervención de una especie de secta que querrá evitar a toda costa que se revelen sus secretos. Todo esto se mezcla con el hecho de que los propios protagonistas no son lo que parecen y van evolucionando, sorprendiendo al lector en todo momento.

Nunca antes había leído una obra de Murakami, pero lo que sí es cierto es que posee un estilo de escritura que me agrada. Es descriptivo pero no llega a agobiar con definiciones sin sentido. Tiene personajes carismáticos y creíbles a los que explota como mejor le conviene, sin pensar tanto en lo que dirán los lectores del final o los actos de los mismos, lo que lo hace creíble. Muchas de las situaciones son inesperadas, pero van sucediendo de forma coherente. 

Ilustración de "lerms".
Y explica la mayor parte de las cosas (no todas) en un desenlace que mezcla la felicidad con la incertidumbre, pero que sin duda es muy adecuado al resto de la trama. Eso sí, lo poco que deja en el aire es suficiente para tenerlo reflexionando a uno una buena temporada. Da la sensación de que la historia no debiera haberse detenido en el tercer libro.

El propio autor ya ha confesado en diversas ocasiones que su intención con esta obra era la de mezclar la realidad con el destino, lo que de verdad hacemos o escogemos con lo que podría haber sido. De ahí surge un nuevo mundo, 1Q84, lleno de incógnitas y misterios para los dos protagonistas, lo que hace que la historia sea más interesante aún si cabe. Y, sobre todo, logra que a medida que leemos la obra no estemos seguros de nada. ¿Qué es verdad, qué podemos creer, y qué entra en el mundo de las conjeturas? ¿Debemos tener fe ciega en lo que suponen los protagonistas o se están equivocando?

No voy a abrumarles demasiado con la obra. Solamente he de pedirles que, si buscan algo nuevo, trepidante pero que a la vez logre hacerles reflexionar, se decanten por los tres libros de Murakami. Yo por mi parte voy a ver si consigo adquirir otra de sus novelas, que me ha dejado con ganas de más. Nos veremos los jetos en la próxima entrada.




No hay comentarios:

Publicar un comentario