jueves, 19 de enero de 2017

Enter the Gungeon

Nunca he publicado ninguna entrada de un juego de Xbox One, y puede que algún día tenga el honor de comprobar por mí misma si todo lo que se rumorea de esa consola es verdad, tanto lo bueno como lo malo. Sin embargo, hoy no es ese día.

Hoy es el día en el que, tras eones de inactividad en este subapartado, les traigo un título de PC bastante asequible en Steam y que garantiza horas de diversión ilimitada. Me refiero a...




"Enter the Gungeon" es un dungeon crawler en el cual una banda de marginados arrepentidos (los cuatro que protagonizan la imagen superior) se embarcan en la Armazmorra, un lugar en el cual se oculta el tesoro supremo: el arma que puede cambiar el pasado. La verdad es que poco se sabe de ellos más que sus roles, pero a medida que vayamos avanzando se nos dará más información de cada uno, lo cual ya entra dentro del spoiler.

En este tipo de juegos lo divertido es conseguir nuevas expansiones, armas, tipos de munición, nuevos personajes, etc... y claro, intentar llegar lo más lejos posible. Conseguir el tesoro va a ser mucho más complicado de lo que nadie se pueda imaginar siquiera. Es verdad sin embargo que la historia queda en un segundo plano y lo realmente importante de este tipo de juegos es el reto que plantea.

Se me olvidó comentarlo, los malos básicos son balas, granadas, etc... con caritas monas.

Cada uno de los personajes, para centrarnos en algo, cuenta con habilidades especiales que lo vuelven único y que hará que nos decantemos por uno o por otro, Yo personalmente encuentro que el ladrón es muy útil, con su capacidad para abrir cofres sin llaves y para portar varios objetos a la vez sin tener que dejar de lado el anterior.

Por otro lado cabe destacar los diálogos o bien los otros personajes con los que uno se puede ir encontrando a lo largo del juego. Aunque es verdad que son más simples que un bocadillo sin nada dentro, también hay que añadir que en más de una ocasión responden de forma muy curiosa-graciosa a las acciones de uno, y vale la pena ir descubriéndolos también porque nos pueden dar recompensas o servicios interesantes.

Consejo: no se os ocurra disparar dentro de la tienda. El vendedor tiene muy mala leche y puede hacer algo peor que matarte: duplicar los precios de los artículos.

Ahora vamos a lo que realmente destaca de este tipo de juegos: la jugabilidad en sí misma. Aquí lo importante es matar sin que te maten (porque vuelves al principio y es un coñazo de proporciones gigantescas), y para ello contamos con un arna inicial y todas aquellas de las que podamos disponer en la Armazmorra. Conseguir llaves, abrir cofres y hacerse con balas (monedas) es sin duda vital para poder avanzar, ya que la diversión radica en el sinfín de armas y objetos que podemos usar para hacernos con la victoria... y para matar a las perracas de los bosses y al resto del elenco.

Hala, a esquivar todo eso.

No creo que explicar más sea beneficioso para el juego, más que nada porque la gracia está en descubrir las cosas del mismo por cuenta propia (solo les adelanto que hay un arma que dispara camisetas y otra que dispara letras). Simplemente les animo a que lo prueben y a que se vicien un rato dejando de lado los trabes y las preocupaciones que, en mi opinión, es uno de los objetivos principales de un juego.

Hasta la próxima entrada, gente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario