jueves, 16 de marzo de 2017

El Guardián Invisible, Dolores Redondo

  • AMIGO: Vamos a leernos un libro a la vez, que la película se estrena pronto y tengo curiosidad por verla.
  • YO: -cara de "¿Por qué no, parece interesante?"- Vale.



Varias chicas son asesinadas y aparecen en el margen del río Baztán (Navarra) con la  ropa rasgada, el vello púbico rasurado y las manos dispuestas en actitud virginal. Por si fuera poco alrededor de los cadáveres aparecen pelos de animal, restos de piel y rastros dudosamente humanos. La inspectora de la sección de homicidios de la Policía Foral, Amaia Salazar, será la encargada de dirigir la investigación. Esto la llevará de vuelta a Elizondo, una pequeña población de donde es originaria y de la que ha tratado de huir toda su vida. Se tendrá que enfrentar con un asesino metódico y calculador y, con lo que es más terrorífico si cabe, con su propio pasado.

Elizondo y el Baztán, simplemente preciosos. Espero tener el honor de ir algún día.

Como podemos ver hay dos temas prínceps en el libro: los asesinatos y la vida de Amaia. He de decir que en lo que respecta al primero esperaba que la solución del caso se desarrollase de otra forma, que al menos el asesino hubiera tenido un papel más central en el final. Pero me quedé un poco con las ganas, qué le vamos a hacer (si lo leen comprobarán a qué me refiero).



Lo que sí me dejó con la piel de gallina y creo que es la verdadera trama estrella de la novela es el pasado de su protagonista, atormentada por una madre loca que la hizo sufrir más allá de lo imaginable, y más si tenemos en cuenta que estamos hablando de hechos ocurridos a una niña de ocho o nueve años. Ello la convierte en un personaje para nada imparcial con una tendencia excesiva a juzgar el mundo de una forma dura y un poco cerrada, pero con ciertas habilidades instintivas muy desarrolladas.

Cuenta con personajes adorables, como la tía Engrasi, y con otros a los que a más de uno nos gustaría pegar varios sopapos. Aseguro tranquilidad y paz de espíritu con esta técnica... Para mí la mejor encarnación de los personajes más aborrecibles se hallan en la madre de Amaia y en Flora, su hermana mayor. Sin duda un par de esperpentos que no dejarán indiferente a nadie.

En líneas generales la escritura de Redondo es fluida, muy asequible y fácil de leer. Lo único que podría romper un poco el encanto, y a la vez se lo otorga de una forma diferente, es que muchas veces usa términos navarros que no se entienden y para lo que tendremos que recurrir al glosario del final del libro.

Ahora me han dado ganas de probar los txatxingorri.

Con este dulce típico me voy despidiendo de todos ustedes. Les recomiendo que se lean la novela antes de ir al cine como unos descosidos, ya que lo que tiene saber quién es el malo es que la historia escrita pierde parte de su gracia.

Mucho gusto volver a escribir para todos ustedes, nos vemos en la próxima ocasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada