lunes, 4 de enero de 2016

Scooby-Doo! Night of 100 Frights

Tengo este juego desde hace doce años, pero si les soy sincera no me lo había pasado nunca... hasta hoy (falta de tiempo e interés). A pesar de que esté dirigido a un público de menor edad y de que a una persona adulta le pueda parecer predecible, ha sido satisfactorio el mero hecho de habérmelo pasado por fin.



La forma en la que se desarrolla la trama es bastante predecible, muy similar a la estructura que tienen las series y películas animadas de Scooby-Doo (y con el mismo humor). En este caso el equipo recibe una petición por parte de Holly, la sobrina de un famoso inventor que ha desaparecido en extrañas circunstancias y cuya vivienda se halla infestada por monstruos. Cuando llegan a la mansión en la que residen ambos, nuestro equipo se dispersa dejando solo a Scooby. El objetivo es simple: descubrir la verdad detrás de estos extraños sucesos y reunir de nuevo a toda la pandilla.

La nostalgia llama a nuestra puerta.

Una persona más o menos versada en estas historias supone cuál va a ser el desenlace del juego incluso antes de haber llegado a la mitad del mismo, por lo que el misterio queda reservado realmente para los más pequeños de la casa. Sin embargo tenemos como puntos fuertes las escenas (la mayoría graciosas, por qué no admitirlo) y la jugabilidad.

El dúo cómico en 3 - 2 - 1...

Tendremos que recorrer toda la mansión y sus alrededores (el cementerio, el muelle, etc.) con Scooby, el cual va adquiriendo una serie de habilidades muy útiles y a la par muy propias de él. Mientras tanto podemos coger Scooby-galletas (las monedas del juego) e incluso unos tokens con información sobre los monstruos del juego... sí, lo sé, esto es más para los fans de la serie.

Venga, seguro que nadie es capaz de saber dónde está el perro ¬¬

Podemos encontrarnos con la pega de que el juego se halla completamente en inglés, lo cual creo recordar que constituyó el principal motivo por el que dejé de jugarlo de niña (no me enteraba de una mierda de lo que tenía que hacer o de lo que decían los personajes). Sospecho que el hecho de haber ganado vocabulario con el paso de los años ha sido el elemento determinante para que por fin me haya decantado por terminar este título, y es posible que un niño lo deje de lado por este mismo motivo.

Muy apropiado el nombre de la mansión, sí señor XD.

Como último punto a comentar he de destacar la banda sonora y las voces del juego, muy en sintonía con el resto de los elementos, ya que está formada por las canciones de las series y por otras que recuerdan mucho a las mismas.

"Oh, qué miedo". Esta noche yo ya no duermo ¬¬

En resumen, Scooby-Doo! Night of 100 Frights es un videojuego infantil y que por lo tanto a estas alturas uno juega más para pasar el rato que para otra cosa. Si tienen en mente probar títulos nuevos les recomiendo que prioricen y que se decanten por otros que tengan en mente. Sin embargo, si se deciden por probarlo pasarán un buen rato, y si la serie marcó un hito en sus vidas mucho más.

Gracias por leer y hasta la próxima reseña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario